Ahí estás de pie, en medio del umbral de la puerta.

Sonriéndome… mirándome fijo. Parado a mitad de camino, donde se mezclan la entrada y la salida con mis dudas y vigilias.

Te encuentras ahí:

Entre lo que debo dejar, cual fumador,

y lo que quiero tener, cual cigarrillo.

Entra.

O sal.

Muévete de una buena vez.

Deja de bloquearme la maldita salida a mí.

Tú, el que tienes un pie, y medio corazón afuera.

Tú, el que mantiene un pie a mi lado,

y estrecha medio corazón en mi bolsillo.

¿Quién te dió derecho de cerrarme las vías?

¿De volver cuando se va la sequía?

¿De buscar abrazarme cuando aclara el día?

¿De qué vas?

Me tienes mareada, sin rumbo y sin paz.

Quiero que te muevas.

Quiero que decidas.

Sal ya de esas malditas aguas tibias.

--

--

lady of the sea,

Resurgir de mi propio mal sin arrancarme las alas. Alma torna(sol).

Following